lunes, 19 de septiembre de 2011

WE ARE CRAZY - NOS HEMOS VUELTO LOCOS


Estamos en época de crisis, precisamente por ello se están perdiendo los principios de solidaridad y cohesión sobre los que debe basarse un Sistema Nacional de Salud. El español hasta hace poco tiempo era uno de los mejores del mundo pero desde hace meses estamos viendo que está en caída libre.

España está dividida en 17 comunidades autonómicas, la mayoría de ellas con numerosas deudas, con políticos mediocres y gestores incompetentes, que piensan más en mantener su cargo que en fomentar el bienestar de los ciudadanos.
Estos políticos han creado una red de problemas, donde antes no los había. Hasta ahora cualquier ciudadano español al amparo de la Ley General de Sanidad y de la Normativa de cohesión y calidad del Sistema Nacional de Salud de mayo de 2003 podía circular por cualquier zona del estado teniendo asegurada la atención sanitaria y farmacéutica como pacientes desplazados, pero en éste verano hemos visto como Comunidades como Cataluña y Valencia, entre otras, empezaron a denegar algunos servicios sanitarios a usuarios españoles de otras comunidades, así personas que se encontraban de vacaciones, en éstas zonas del Estado, han tenidos dificultades a la hora de acceder al médico o de hacerse con determinadas recetas de medicación crónica.


http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Varias/autonomias/ahorran/costa/salud/desplazado/elpepisoc/20110830elpepisoc_2/Tes


Nuestros políticos saben que los diferentes sistemas de salud deben asumir el coste sanitario de los ciudadanos procedentes de otras regiones, ya que son las Administraciones Autonómicas las competentes para el reconocimiento y tramitación del derecho sanitario, las que prestan el servicio y las que a su vez reciben del Estado la financiación precisa para la gestión de la atención sanitaria a todos los ciudadanos, complementada con su propia recaudación, así por ejemplo, en aquellas Comunidades que han recargado el denominado “céntimo sanitario”.
En la Ley General de Sanidad en su art. 1 protege el derecho a la salud y a la atención sanitaria en base al concepto de ciudadano y no de afiliación y alta al Sistema de Seguridad Social. Así establece que “son titulares del derecho a la protección de la salud y a la atención sanitaria todos los españoles y extranjeros que tengan establecida su residencia en territorio nacional”.
Todo ciudadano en España está pagando al menos dos veces, como mínimo, la asistencia sanitaria, una vía impuestos generales (IRPF, IS, IP, IVA, etc.) y otra vía impuesto específico sobre las gasolinas, y los residente de algunas Comunidades Autónomas, aquellas en las que han recargado algunos céntimos más, la están pagando tres veces.
Lo que los ciudadanos necesitamos son profesionales eficaces y eficientes que les atiendan en sus padecimientos y dolencias y no una pléyade de Presidentes, Consejeros, Asesores de Consejeros, Directores Gerentes, Coordinadores de Area, Coordinadores de Equipo, Gerentes de Area, Directores de Sector, Directores de Gestión, Directores de Área, Jefes de Servicio, Jefes de Sección, Jefes de Grupo, etc, etc, etc...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada