martes, 18 de enero de 2011

Public Health

Sanidad Pública

La situación económica que atraviesa este país es especialmente preocupante. La pérdida de la salud ha sido desde antiguo la principal preocupación del ser humano. Los grandes avances científicos en el conocimiento de las enfermedades conllevan a un incremento en el gasto sanitario. La sanidad en nuestras comunidades autónomas están ya peligrosamente desequilibrándose porque la diferencias de ingresos, de oportunidades y de resultados sanitarios, en ellas, son hoy mayores que en cualquier otro momento de la historia reciente.
Los profesionales estamos especialmente interesados en garantizar la sostenibilidad y la viabilidad del sistema público de salud, pero algunos de nuestros políticos parece que no les importa la calidad de servicios de salud, ni que éstos sean justos, equitativos y eficientes.
Nuestro Sistema Nacional de Salud (SNS) está directamente afectada por los efectos de la crisis económica en cuanto han disminuido los ingresos de las administraciones públicas por lo que si no se adoptan medidas se verá afectada la equidad y la cohesión del sistema.
Una de las primeras medidas que los políticos deben efectuar si se quiere mantener la universalidad y equidad es el fortalecimiento de la Atención Primaria para avanzar en la sostenibilidad del sistema. El envejecimiento de la población y la cronicidad de las enfermedades son los principales retos a los que tiene que dar respuesta el sistema sanitario. Esto está dando lugar a una hiperfrecuentación en las consultas, que a su vez requiere una mayor integración de los niveles asistenciales, por ello es imprescindible establecer estrategias en éste sentido para disminuir la burocratización de nuestras consultas y un cambio cultural en la sociedad para la correcta utilización de nuestros servicios sanitarios.
Rodrigo Abad

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada