domingo, 5 de diciembre de 2010

ESTADO DE CABREO GENERALIZADO




Este es un estado, según algunos políticos, discutido y discutible en un permanente estado de cabreo generalizado, con el estrés “a flor de piel”, al borde de un ataque de nervios.

Se habla mucho éste fin de semana de cómo la práctica totalidad de los controladores aéreos enfermaron de ansiedad precisamente en el mismo día y en la misma hora. Estoy básicamente en contra de las huelgas salvajes, me parece una toma de rehenes entre los ciudadanos, aunque también opino que desde hace muchos años somos rehenes de una casta política de impresentables. En cuestión de sueldos se puede criticar lo que gana un controlador, pero es lo que nuestros políticos les han permitido ganar, igual que permiten ganar a Cristiano Ronaldo su sueldo o al cardiocirujano del hospital público el suyo. Nadie tiene valor cuando todos sólo tienen precio. Si es por cuestión de horarios los de la Sanidad no son mejores (especialmente Urgencias y las guardias), igual que bomberos, guardia civil, policías, vigilantes de seguridad, transportistas etc., etc. y cada colectivo tiene un componente de ansiedad individual y un componente de riesgo y de responsabilidad acorde con el cargo. La ansiedad de los controladores de hasta 40.000 euros mensuales ¿aconseja no ir en avión?, ¿será diferente de la que tiene el cardiocirujano que por 3.000 euros tiene que hacer intervenciones con elevadísimo riesgo vital para los operados?. Seamos serios, hay una cosa que se llama sentido de la justicia, pero hay otra que es primordial que es el sentido común, y en este país, los políticos lo han perdido hace muchos años.


Durante éste mes está rotando en mi consulta una residente de Endocrino que está sorprendida por las múltiples demandas y exigencias burocráticas en consulta. Desde informes para el paro, porque no acudieron a su cita por olvido, y el funcionario de turno les dice que soliciten un informe al médico de que estaban enfermos, es decir un funcionario del IMEM incentivando a que el médico realice falsificación en certificado médico (art. 397 del Código Penal), hasta peticiones de informes médicos reclamados por sus abogados porque tras una baja justificada fueron despedidos o los típicos informes para la Ley de Dependencia, etc., etc..


Hace más de año y medio publiqué en el periódico de Asturias un artículo que titulé:
Bolsillos vacíos, centros de salud llenos
http://www.lne.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2009040600_46_743377__Sociedad-y-Cultura-Bolsillos-vacios-centros-salud-llenos
Desgraciadamente todas esas previsiones iniciales de la crisis se han incrementado con una saturación de patologías derivadas de la situación económica delicada en la que vivimos.


El modelo económico español se ha agotado "basado en el hipercrédito bancario y el hiperconsumo" durante éstos últimos 20 años con unos sueldos reales medios que no han variado nada (no han crecido, la mitad de los/las trabajadores/as españoles/as percibe salarios menores a 1.000 euros mensuales), la deuda de las familias por lo menos se ha duplicado, y el saldo por cuenta corriente de las familias es negativo. Donde la casta política en general, los constructores con información privilegiada por terrenos en recalificación y otras pocas profesiones de escogidos, acapararon el mayor incremento de beneficios económicos en estos 20 años, en fin un país en permanente estado de cabreo generalizado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada